fbpx
Recetas

Receta #006

Dificultad

1

Preparación

45 minutos

Valor energético

92

Ingredientes

  • 600ml leche desnatada
  • 2 huevos
  • Canela en polvo
  • Esencia de vainilla
  • 400ml de claras de huevo
  • Limón
  • Edulcorante al gusto

NATILLAS

Las natillas son uno de los postres caseros más típicos que nos trasladan a la infancia. Elaborado con alimentos muy básicos como el huevo, la leche y la vainilla, vamos a modificar un par de detalles permitiéndonos disfrutar de ellas a diario pero manteniendo su característico sabor.

MACRONUTRIENTES:

  • Kcal: 92
  • Hidratos de carbono: 5,2 gr
  • Proteínas: 12,5 gr
  • Grasas: 2,1 gr

*Sin contar la galleta*

PROCESO

1. En un cazo infusionamos la leche con ralladura de limón (cuidado no coger la parte blanca) y canela.

2. En un recipiente (apto para microondas) batimos los huevos, las claras, una cucharada de esencia de vainilla, una cucharada de edulcorante y un chorrito de limón. Cuando esta lista la leche la añadimos a esta mezcla y batimos.

3. La tapamos y la llevamos al microondas a máxima potencia durante 3 minutos. Cuando lo saquéis veréis que empieza a cuajar, remover y volver a repetir el proceso 3 minutos más a máxima potencia y volver a remover. En mi caso con un total de 3 veces fue suficiente, depende de vuestro microondas lo tendréis que repetir más o menos veces hasta conseguir que esté toda la mezcla prácticamente cuajada (El aspecto es una mezcla con grumos, nada apetecible, no os preocupéis)..

4. Cuando tengáis la mezcla volver a batir bien hasta que quede una mezcla homogénea y hayan desaparecido todos los grumos. Una vez lista la textura es momento de corregir. Podéis añadir más canela, más esencia de vainilla, más edulcorante o limón al gusto.

5. La ponemos en vasitos y llevamos a la nevera hasta que se enfríen.

6. A la hora de servir o consumir podemos añadir como topping un poco más de canela o como en este caso una galleta de espelta sin azúcares que tan solo tienen 3,3 gr de hidratos y 1gr de grasa cada una, por lo que si las usamos sin abusar y de forma esporádica no suponen ningún problema.